miércoles , 19 diciembre 2018

Níscalo

NíscalosEl “níscalo” o “guíscano” en deje murciano, es conocido también en el norte de España como “robellón”, y cuyo nombre en botánica es Lactarius deliciosus. Es muy apreciado en gastronomía, es consumido a la brasa, asado, salteado, y como complemento de los guisos de carne.

Supone una fuente de ingresos extra para las familias, que los recolectan y venden en los mercados. Ya que al contrario que los champiñones y otras setas, capaces de vivir sobre un sustrato de materia vegetal en descomposición, los niscalos difícilmente pueden ser producidos en masa de forma industrial ya que son hongos simbiontes o micorrizos que viven unidos íntimamente a las raíces de pinos y otros árboles/arbustos (acebuches, olivos, lentiscos, aulagas, madroños, mirtos,… ).

Debido a la creciente afición de la recogida de setas muchos ayuntamientos se plantean limitar/controlar su recogida ya que son un importante recurso para la economías locales, a “pie de carretera” su precio puede alcanzar, e incluso superar, los 20 €/kg.

NíscalosAspecto: presenta un color anaranjado que verdea al oxidarse.

– Posee un sombrero de 5 a 15 cm de diámetro, convexo en forma de “boton” que con el tiempo adquiere forma de “copa”.

– Las láminas son apretadas, desiguales y arqueadas.

– El pie es corto y atenuado hacia la base.

– La carne al principio es blanca y luego tira a anaranjado verdoso, es dura y quebradiza y exuda un latex dulce de color naranja vivo.

Hábitat: fructifica desde primeros de octubre hasta que llegan los primeros fríos del invierno. Se encuentra en zonas húmedas entre la hierba de las paraderas o bajo los pinos jóvenes. Es muy común en toda la península, inclusive en las islas baleares. En nuestra región se pueden encontrar en la comarca del noroeste, en las sierras de Caravaca, Moratalla, y Burete.

No os extrañe que cualquier aficionado al que preguntéis, se muestre reacio a compartir el lugar donde las recolecta.

Recolección:

– No se deben arrancar del suelo, sino utilizar un cuchillo para cortar el pie. De esta forma volverán a crecer en años venideros.
– Utilizar cestas de mimbre o caña para su trasporte, ya que así no se impide que las esporas caigan al suelo.

Conservación: Existen diferentes formas de conservar los niscalos fuera de temporada, entre las que cabe destacar conservarlos en aceite después de haberlos frito, y congelarlos en crudo después de haberlos lavado y secado cuidadosamente.

Beneficios: La vitamina B5 o ácido pantoténico, que se encuentra de forma abundante en los níscalos hace que este alimento sea últil para combatir el estrés y para reducir el exceso de colesterol.

Lugar de Interés: No dudéis en visitar el Museo Micologico “La Casa del Niscalo” situado en la sierra del Segura, comarca que destaca por su diversidad de recursos micológicos.

P.D. Si por casualidad os encontraseis con un níscalo que al cortarlo exuda una latex rojizo, no os asusteis, más bien al contrario pues habéis dado con el “Lactarius sanglifuus” (níscalo de sangre vinosa), que está considerado como el mejor de los Lactarios.

Lactarius Sanguifluus

Acerca de Barón

avatar
¡La cocina es mi laboratorio!

2 Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.Los campos marcados son obligatorios *

*

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com