domingo , 22 octubre 2017

Pan de cazador


El pan de cazador es la receta de comida trampera más extendida en todos los grupos scouts. Probablemente la razón es que es sencilla, llamativa para realizar con los críos, y sabrosa para comer, además de precisar de muy poca preparación previa.

 

La receta más extendida para prepararlo es:

Ingredientes:

  • Harina
  • agua
  • sal o azúcar
  • levadura Royal o similar
  • especias o hierbas aromáticas (opcional)

 

Preparación

Nuestro pan de cazador. Nótese la pequeña zanja para las brasas.

Lo primero que necesitas es buscar un palo del tamaño adecuado y de sabor “dulce” o especiado. Yo recomiendo, por ejemplo, las varas de laurel o de avellano, que crecen bastante rectas e impregnarán de buen sabor el pan. Un pollizo de limonero o naranjo sería también una buena opción. Seleccionaremos una rama de unos 50 cm más o menos recta con unos 3 cm de diámetro y la descortezaremos, poniéndola a curtir en el fuego hasta que la savia empiece a burbujear. Entonces la apartaremos y la dejaremos enfriar antes de enharinarla o frotarla con aceite (dependiendo de la disponibilidad de ingredientes que tengamos).

Con la harina, el agua y el azúcar o la sal realizaremos una masa que se pegue poco a los dedos (o que no se pegue a manos enharinadas). Con esta masa haremos un “macarrón” de aproximadamente 1-2 cm de ancho que enrollaremos de forma helicoidal en torno a la vara que habíamos preparado anteriormente.

Una vez preparado el palo, lo colocaremos sobre dos horquetas que lo mantengan a unos 10 cm de las brasas, dándole vueltas para que se cueza de forma uniforme. Para probar si ya está hecho, le clavaremos una astilla, si sale limpia de masa, será el momento de sacarlo del fuego.

Otra de las formas de colocar las estacas para hacer pan de cazador

Pifias:

Si lo haces sobre fuego en lugar de sobre brasas, tendrás un pan de cazador quemado por fuera y crudo por dentro. Lo mismo sucederá si hacemos las tiras demasiado gruesas. Si situamos el palo demasiado lejos de las brasas, tardará demasiado en hacerse.

Variaciones:

Aprovechando que vivimos en un entorno en el que las plantas aromáticas son tan corrientes, aromatizarlo con tomillo, romero, o cualquier otra consigue sabores muy interesantes. También se pueden añadir frutos secos (almendras, cacahuetes, pipas) previamente picados, obteniéndose un pan mucho más calórico, algo interesante cuando se va de ruta. Luego se puede acompañar con mermelada, miel, mantequilla, aceite y sal… lo que se tercie.

Acerca de polillaculinaria

avatar
Farmacéutica, tecnóloga de los alimentos, scout, ama de casa y mamá. . Recibe su nombre por su incapacidad de despegarse de las pantallas brillantes. Lo que no sabe, está en internet.

Un comentario

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.Los campos marcados son obligatorios *

*

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com