lunes , 19 noviembre 2018

Flores de miel, flores de novia, flores fritas, flores de carnaval

Siempre pensé que eran algo tradicional del campo de Cartagena hasta que, de viaje de novios, en una casa “medieval” que hay en frente de la catedral de Astorga, vi un “florero” (un molde de flores) colgado de la chimenea. Entonces empecé a sospechar que, probablemente, las flores son algo que se hizo en algún momento a lo largo y ancho de la Península. Actualmente, son un dulce que se está perdiendo poco a poco (probablemente por la generalización de los restaurantes en las celebraciones de bodas, bautizos y comuniones), pero que sigue siendo relativamente frecuente en el Campo de Cartagena (y según he aprendido en internet, en Castilla la Mancha).

El momento de mojar el florero en la masa, dejando siempre la mitad o así sin manchar.

La receta que os traemos es para hacer una cantidad moderada de flores. Generalmente se hacía esta receta multiplicada por cuatro, (por lo menos), algo razonable si se piensa que se hacían para las grandes celebraciones familiares (y las familias entonces eran bastante más extensas que ahora).

INGREDIENTES

  • 4 huevos
  • 4 cucharadas colmadas de harina
  • 75 gr. de azúcar
  • Raspadura de limón
  • aceite para freír

PREPARACIÓN

La flor friéndose en el aceite

En un bol (para las cantidades clásicas, en un barreño), se hace una mezcla batiendo los huevos y añadiendo después el resto de ingredientes. La mezcla debe quedar con consistencia líquida, porque en ella se irá mojando el florero. Se pone el aceite a calentar en una sartén, y cuando está bien caliente, se sumerge en él el florero vacío para que se caliente. (Ojo, que si el molde está frío cuando empecemos a freír las flores, no se harán bien). Una vez caliente el molde, procedemos a mojarlo en la masa aproximadamente hasta la mitad de la flor. Es importante no mojarlo entero, porque si no, las flores no se soltarán en la sartén y haremos un desastre. Después de mojarlo, metemos la punta del molde en la sartén y agitamos un poco para que, mientras la masa se fríe, se vaya soltando. Una vez fritas, se sacan del aceite. Hay que llevar cuidado porque se fríen muy rápidamente, y si no estamos atentos pueden quemarse. Finalmente, se depositan sobre papel de cocina para que vayan perdiendo el exceso de aceite.

Cuando ya no quede suficiente masa como para mojar el florero, la masa sobrante se echa en el aceite hirviendo con la ayuda de una cuchara, resultando entonces las “orejas de fraile”

Aspecto final de las flores fritas rebozadas en azúcar

Las flores fritas pueden rebozarse (aún calientes) en azúcar, azúcar y canela, o una mezcla de miel y agua (caliente) a partes iguales, sirope que ayudará a la conservación de las flores durante bastante tiempo.

NOTA

El florero puede comprarse en cualquier ferretería de pueblo del Campo de Cartagena, y supongo que también en Castilla la Mancha, Extremadura y Galicia (donde reciben también el nombre de flores de Carnaval, por hacerse tradicionalmente en esa época, o flores manchegas).

Un poco más sobre la tradición de las flores de novia …, y un poco más aún.

Acerca de polillaculinaria

avatar
Farmacéutica, tecnóloga de los alimentos, scout, ama de casa y mamá. . Recibe su nombre por su incapacidad de despegarse de las pantallas brillantes. Lo que no sabe, está en internet.

2 Comentarios

  1. avatar
    dognacroqueta

    Pues yo tenía una receta de flores con natillas ligeras. Y me compré el molde, pero no lo he estrenado aún.

  2. avatar

    Si venís en Nochevieja sería un momento muy indicado, que en la sede se puede pringar.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.Los campos marcados son obligatorios *

*

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com