miércoles , 19 diciembre 2018

Influencia de la dieta en la salud mental

depresion bipolarLa primera vez que fui a un centro de salud mental, me atendió una amable enfermera que me indicó una serie de pautas alimenticias que debía seguir. En ese momento, aquello me pareció un pelín surrealista (Uno siempre se acerca a estos sitios con una serie de prejuicios e ideas preconcebidas, y lo de que me fuesen a poner una dieta que no fuese de adelgazamiento no estaba entre las que yo había concebido). SIn embargo, la dieta me fue bien (andaba lactando y eso les inhibió de mandarme otro tratamiento farmacológico) y me picó la curiosidad lo suficiente como para hacer una pequeña investigación sobre la influencia de la dieta en la salud mental.

En el sistema digestivo hay más neuronas que en el sistema nervioso. Generalmente, y de forma intuitiva, todos sabemos que nuestro estado mental influye en nuestro estado digestivo. Los nervios nos dan acidez, diarrea, vómitos, nos dan hambre o nos la quitan, la melancolía nos provoca inapetencia, etc. Sin embargo, la vía recíproca (los males digestivos también inciden en nuestro estado mental), es menos inmediata.

Una dieta equilibrada nos suele proporcionar suficientes vitaminas de cada tipo, pero muchas veces hay desequilibrios en nuestra dieta.

Una dieta equilibrada nos suele proporcionar suficientes vitaminas de cada tipo, pero muchas veces hay desequilibrios en nuestra dieta.

Aunque existen pocos ensayos clínicos que relacionen la dieta con la salud mental, sí que hay determinadas carencias dietéticas claramente asociadas a depresión. Tal es el caso del complejo vitamínico B (B1, B6, B12, ácido Fólico), la vitamina D (una de las razones por las que es necesario salir de casa aunque no nos apetezca), la vitamina E, la vitamina C, el ácido W3 y determinados aminoácidos como la lisina o la serotonina. De hecho, esta última, la serotonina y su relación con la ingesta de hidratos de carbono, parece estar detrás de muchos trastornos alimentarios como la bulimia o el atracón.

Además de las carencias digestivas, un estado inflamatorio generalizado del sistema digestivo como ocurre en algunas celiaquías sin diagnosticar o tratar, o incluso un estreñimiento crónico también pueden estar relacionados con el trastorno depresivo. (En este último caso, es difícil separar la causa del síntoma). Para tratarlas existen dietas “desinflamatorias” (Esto fue lo que me mandaron a mi y me funcionó)

Para acabar, dos fenómenos muy estudiados, la irritabilidad de los diabéticos (o prediabéticos) cuando sufren de glucemia baja, y el llamado “estado cetónico”, que es tan característico que permite adivinar quién está siguiendo la dieta Dukan o alguna similar por la irritabilidad y cambios de humor que debe sufrir su entorno.

Tendemos a pensar que la enfermedad mental (como tantas otras cosas) es algo ajeno, algo que le ocurre a otros, sin embargo, no debemos menospreciar la influencia de la dieta en la salud mental, y, como todo el mundo sabe, más vale prevenir que curar.

Acerca de polillaculinaria

avatar
Farmacéutica, tecnóloga de los alimentos, scout, ama de casa y mamá. . Recibe su nombre por su incapacidad de despegarse de las pantallas brillantes. Lo que no sabe, está en internet.

2 Comentarios

  1. avatar

    Hola soy de la provincia de Alicante, llevo algun tiempo pensando en montar una asoc.gastronomica y quisiera saber mas sobre el funcionamiento de estas, un saludo.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.Los campos marcados son obligatorios *

*

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com