domingo , 22 octubre 2017

10 TRUCOS PARA NO ENGORDAR CUANDO NO ESTÁS A RÉGIMEN

Una pequeña advertencia antes de iniciar el artículo. Esta entrada no va de adelgazar. Para adelgazar: régimen y ejercicio. Esto va de no engordar cuando uno no está a régimen, de todos esos periodos en los que nos dedicamos a engordar “no sabemos cómo”, para poder ponernos a dieta después (todos sabemos que esa es la única razón por la que engordamos, porque nos encanta estar a dieta). Os dejo unos cuantos trucos que, cuando los sigo, me funcionan estupendamente.

1. Si algo es calórico y no te gusta especialmente o no te apetece, no te lo comas. ¿Cuántas veces nos comemos un postre insulso porque “lo hemos pagado”?. No seas estúpido, si te lo comes lo tendrás que pagar dos veces. Para engordarlo y para adelgazarlo. Hazte un favor, y si no está bueno y no estás disfrutándolo, déjalo en el plato.

POSTRE

2. No te comas nunca nada “por terminarlo”. ¿Te apetece? ¿Está bueno? ¿Tienes hambre?. Si la respuesta es sí a todo, come, si no, déjalo ahí. Si al final hay que tirarlo no será todo lo malo. Peor estará en tu cintura que en la basura. Esto incluye también “acabar los platos”, por supuesto. No pasa nada por dejar algo en el plato, en algunos sitios incluso se considera de buena educación (algo así, como que te han puesto comida de más porque son así de generosos).

3. Oblígate a comer todos los días dos lácteos y dos piezas de fruta, tengas o no tengas hambre, te apetezcan o no. Después de una comida copiosa, una pieza de fruta puede no apetecer, pero, lo primero, es que su aporte de fibra suavizará la curva del azúcar en tu sangre y hará que tardes más en tener hambre. Lo segundo, que la costumbre de comer la fruta y el lácteo hará que desplaces alimentos más calóricos. En cuanto al lácteo, al aportar una cantidad de calcio suficiente, hace que el organismo no se esfuerce en absorber con más eficiencia tratando de conseguir todo el calcio que necesita.

Frutas

4. Come legumbres (al menos) tres veces a la semana. En cocido, en fabada, en ensalada, como te gusten. Con más carne o con menos, pero legumbres. ¿Por qué? Porque aportan fibra soluble, de gran efecto saciante y estupenda para tu tránsito intestinal, porque son la base de la verdadera dieta Mediterránea, que es estupenda para tu corazón, sus arterias, tu cabeza, tu cutis y tu longevidad, y porque lo que entendemos por una ración normal de legumbres tiene menos calorías que lo que entendemos por una ración normal de casi cualquier otra comida.

5. No demonices ningún alimento. No hay alimentos buenos ni malos, todo es cuestión de cantidad y frecuencia. Prohibir es despertar el deseo, y si te prohibes algún alimento, acabarás encontrándote soñando con él.

6. Disfruta los caprichos que te des. Si te vas a dar un capricho, come exactamente aquello que te apetece comer, si lo sustituyes por otra cosa, ese apetito no quedará satisfecho y al final acabarás comiendo las dos cosas, y con ansiedad y remordimiento añadidos. Disfruta tu capricho, saboréalo, celébralo.

7. No te arrepientas. El remordimiento engorda, sube el cortisol (la hormona de la ansiedad) y aumenta la tendencia del organismo a acumular grasas. Sé consecuente, y date los caprichos que consideres razonables, sin arrepentimientos posteriores.

señora gorda8. Pésate con una determinada frecuencia. NO hace falta que te obsesiones con la báscula, pero sí que te obligues a pesarte todas las semanas. Todos sabemos que “cuando no queremos saber” es porque algo hay que saber. Es importante ser consciente de lo que se pesa y de si nuestro peso aumenta o disminuye, es una costumbre higiénica primordial (que además nos puede permitir diagnosticar algunas enfermedades).

9. No te saltes comidas. Saltarte comidas no te va ayudar a no engordar, solo te generará ansiedad, que llegues con demasiada hambre a la comida siguiente, y además “es de gordos”.

10. Disfruta del hecho de comer, no estás a régimen.  Procura comer en un sitio agradable, cuida los detalles, el mantel, las servilletas, la presentación de la comida… Come despacio, disfrutando de lo que comes… al fin y al cabo, no estás a régimen 🙂

POST DATA Y COROLARIO: Un poco de solidaridad entre gordos, por favor. No hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti 😉

Acerca de polillaculinaria

avatar
Farmacéutica, tecnóloga de los alimentos, scout, ama de casa y mamá. . Recibe su nombre por su incapacidad de despegarse de las pantallas brillantes. Lo que no sabe, está en internet.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.Los campos marcados son obligatorios *

*

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com